martes, 27 de noviembre de 2012

Sevilla

Sevilla...
Aún no te conozco, Sevilla...

Pero hieren tus elles como agujas encendidas,
y como clavos de martillo tus alcobas

hueles a pasión desenfrenada
que escondida empolva
las flores que brotaron antes de saberte
con el rubor de la sincera mañana que despunta...

Sevilla...
Jamás imaginé que el dorado de tu nombre
esconder pudiera oscuridades que algún hombre
amado
depositó en ti.

Sevilla...

Sin conocerte todavía cómo me hieres

Cómo te lloro
traición

Sevilla...

27/11/12, 22:37

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hey, claro que sí, abre un hueco!: