miércoles, 23 de enero de 2013

¿Por qué habremos de escondernos en la pequeña gran ciudad,
cuando el mundo es grande,
el cielo grande,
el sol hermoso, luminoso, brillante?

¿Por qué construir una cárcel pequeña
-toda cárcel lo es-
donde el fruto de la tierra se desdeña
con el asfalto de la altivez?

¿Por qué vivir allí, en la ciudad pequeña,
de grises paredes y vistas en pena
cuando aquí la grandeza de la vida se puede ver,
donde la tierra es tierra
y, cultivada,
da fruto que dé de comer?

¿Por qué, para qué ir allí,
Cielo Padre y Madre Tierra,
si todo lo soy cuando os veo y os siento,
espejo del amor desarrollado y verdadero poder?

Miércoles 23 de enero de 2013
16:50 horas
Incomparable la belleza del sol en el Retiro,
el azul guiñado en el violáceo del cielo
las nubes de gris blanquísimo
el calor del sol
la verde hierba
el fulgor de las orlas que el sol deja en el aire, los rostros, mi cuerpo y las gotas de agua...

1 comentario:

  1. Estar atrapado en un lugar seguro
    es estar
    de todas formas
    atrapado.

    ResponderEliminar

Hey, claro que sí, abre un hueco!: