miércoles, 13 de febrero de 2013

Cuando la piedra ha golpeado ya mil veces en la llaga
la llaga ya
no duele

Sólo es retirar el pie.

Cuando se cree en la piedra que va a caer de nuevo
como si ya no fuera -y sin embargo es- dolor
llega.

¿Dejaré
quizá
de esperar
cuando no me quede pie?

Seguiré con el otro
dejaré de espaldas la gris alameda
que se asoma al barranco
 hacia el nuevo sol de la -fiel- tarde.

Y mi pie crezca.

17:33, 13-2-13 Lavapiés (Te odio, Lavapiés)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hey, claro que sí, abre un hueco!: