sábado, 23 de marzo de 2013

Hermana mía de 15 tiernos años

Cuando pienso en mí
en mi soledad
quiero morir
terrible monstruo de incomprensión y fuerza truncada hacia la destrucción.

Pero cuando pienso en ti,
niña que lloras,
amor inocente que solicitas desde tu blancura el amor,
creo que la vida vale mucho:
quiero vivir
para ayudar

que no hayan lágrimas ni tristeza sobre la tierra,
sino amor, tengo amor para dar
tengo todo para dar

No quiero sufrir más el pozo oscuro que conozco,
La felicidad es lo único que nos hace libres,
no hay nada triste que valga la pena,
ni problema irresoluble o soluble que merezca prioridad sobre nuestra blanca sonrisa.

Niña,
luz de la vida,
te mando mi alegría, para que vivas,
y como puedo, desde la distancia que nos separa, te ayudo.

Si tuvieras oscuridades, además de tus bellas virtudes,
no importa:
como yo, eres humana aún en desarrollo de la bondad,
de quitar cadenas oscuras impuestas por los padres, por la sociedad,
por nuestra propia ignorancia.

Miraré más allá siempre,
he decidido,
a la gran verdad que hace que existan todas las cosas,

que es que somos alegría,
amor

y me vale la vida para hacer todo lo que esté en mí para ayudarte, mi amor,
para que no llores,
para que rías
para te rías de todo con la pureza del amor que salva incluso del hacha efectiva con que los hombres oscurecen terriblemente la materia

pero no el espíritu

Éste, vivo, ilumina el corazón incluso en los hechos insalvables de las decisiones que no controlamos más terribles.

Ánimo muchacha: estamos contigo.

Perdono al mundo. Me perdono. Somos alegría y amor

incluso cuando me siento bestia lo soy, nube de hambre que nubla mi vista

Hacia la blanca paz que ya me va inundando voy.

Y por ayudarte, mi amor
mi vida quiero

y merece
más, me merece,
para ayudarte

Y que sean sonrisas de niño eternas las que agiten con ondas de brisa buena el mundo entero.

15:50, sábado 23 de marzo de 2013, Fuenlabrada, Madrid.
A la chica que quieren condenar los hombres que han escogido la irresponsabilidad -y por tanto la esclavitud. Para que sea libre, alegre y siempre bella. Besos, hermana. Todo lo que puedo ahora: dar mi nombre por ti, y mientras tanto, ser alegría, para evocar en ti lo que las dos, desde siempre, somos: alegría!

http://www.avaaz.org/es/maldives_global/?bKbwScb&v=23234

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hey, claro que sí, abre un hueco!: