sábado, 2 de noviembre de 2013

Lo siento por los niños nuevos

Lo siento por
los niños nuevos que
nacen de
padres necios.

Los
padres necios no
escuchan ya;
oscuras son
todas sus visiones.

Y los niños nuevos...
que transformar pudieran la social vida... mueren
¡ay, mueren!

en brazos de
brazos que
no abrazan;
y pechos que,
regurgitando leche,
no amamantan;
y oídos que,
oyendo sus apelantes llantos,
no escuchan.

Cuerpos adultos que
el terror de la soledad no,
no calman...!

Y así, ¡oh, terror humano!,
destrozando el ofrecimiento sabio de la naturaleza,
se perpetúa la tristeza,
la enfermedad, la esclavitud, la muerte.

Pero ¡oíd!:
padres, ¡dad!,
brazos, ¡coged!
oídos, ¡escuchad!
pechos llenos de leche entregad...

Que no se acabe en vosotros
el amor con que fuisteis formados,
a pesar, si acaso, de vuestros terribles antepasados,
¡y dad
todo
a los dulces bebés que,
totalmente vuestros, indefensos y ansiosos de vosotros,
entregados os reclaman!

Sábado 2 de noviembre de 2013, 11:27
Fuenlabrada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hey, claro que sí, abre un hueco!: