miércoles, 13 de noviembre de 2013

Nuevos lugares

Todo lo que necesites y pueda darte, te lo daré.
Eso es lo que sería ser una buena madre.

Todo lo que necesites y no pueda darte, no te lo daré;
pero tampoco te impediré ni limitaré para que lo encuentres en otra parte.

Eso es lo que sería no ser una mala madre.

O simplemente una buena amiga, una buena cualquier cosa,
una buena persona.

Todo lo que me impusiste y limitaste,
todo lo que me robaste de conocer según mis necesidades,
todo lo que hiciste "para mí" pero por ti,y no por mí,
todos mis sueños rotos, mis ilusiones perdidas, mi desarraigo en la tierra.
Todo eso te lo devuelvo, no es mío
ni lo hago mío.

Todo eso que caiga sobre ti como deba caer como tu propia desgracia.
Nunca fui, y ya no me siento, responsable de ti.

Ojalá hubiera sabido y seguido que no me debo a nadie, sino a mí misma.

Brillando así, en busca de mi propio perfume, me doy a quien sí me necesita y de mí depende:
Todo lo que pueda darte y necesites de mí te lo daré,
y lo que no pueda darte te impulsaré para que lo encuentres en nuevos lugares.

Hijo: somos
siempre fuimos y seremos
libres.

Encuentra, mejor que yo, el amor que nos liga al mundo y a la tierra. Desde luego yo
te lo daré, recibiéndote al mundo en mis manos,
mirándote a los ojos,
atenta a ti con cuerpo y alma.
Que tu existencia en mi vida hace que busque donde nunca me atreví: dentro de la inacabable fuente de amor en mí misma.

21:36 h
Fuenlabrada, 13 de noviembre de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hey, claro que sí, abre un hueco!: