viernes, 29 de agosto de 2014

Entrar cuando hay que salir,
Círculo hiperbólico del tiempo.

Y mi niño está aquí,
Se acurruca alegre en mis rodillas.
Sabe que te quiero.
Somos, al fin, la misma cosa, más ¿quién y cuándo se acuerda?

Entra y sale como remolino de viento
Ordenado, no obstante,
Y está haciendo de mí la mujer nueva,
Esa que soy.

Y llena mi casa de juventud -otra vez!- y de alegría.

29 de agosto de 2014, 0:17, Fuenlabrada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hey, claro que sí, abre un hueco!: