miércoles, 21 de octubre de 2015

Abrazo

Gerardo duerme mientras preparo la base de mis clases -
Cada cierta hora me llama, me recuesto a su lado y, abrazándole, le doy el pecho.
Protegiéndole, dándole calor con mi brazo-cabina, le doy gracias a Diose,
la reto a seguir sosteniéndome en este mi mayor propósito
y avanzo en el tiempo:

Es este ahora tan superiormente irrepetible,
el que él me necesite y que yo pueda y le abrace en todo sentido,
con todo lo que soy y el Universo Entero Detrás;
el que por encima de todo cadáver
seguiré teniendo esta compañía como prioridad absoluta para cada átomo de vida que me cuenta,
-por encima de todo cadáver incluso el mío propio:
pues me renovaré y me seguiré renovando
cual incansable serpiente, aún si pisoteada, del desierto. Mis primeros partos de mí misma fueron difíciles
largos y aburridos hasta la obscuridad absoluta;

pero por el Amor a mi pequeño he descubierto a la Heroína que buscaba.

¡Es ésa en la que avanzo parabólicamente!-

Y digo,
es este momento, este abrazo continuo de cada día y cada noche, Mi Amor,
en que me he dado cuenta

(¡Nada
-pues estoy completamente decidida-
me lo puede Robar!)

de que estoy
-aunque quedan aún muchos, y muy maravillosos, momentos por venir-

en El Momento Más Maravilloso de Mi Vida.

01:16, 21 de octubre de 2015, Fuenlabrada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hey, claro que sí, abre un hueco!: