viernes, 23 de septiembre de 2016

Mujer Nueva

Gracias, Dios,
Porque has llenado mi corazón de amor.

Gracias,
porque he conocido amar, a pesar de no ser amada,
tanto he amado.

Gracias porque encontré un cielo nuevo,
y sí, fue cuando me atreví a dármelo, que allí encontré lo que encontré.

Se extendió mi cuerpo al máximo
tuve que doblar mi cuello al cielo para vibrar lo que me llegaba.
Tanta fue la extensión de mi placer que adoraba con mi sexo al Cielo.

No sé si fueron 3 largos minutos
o la una hora:
no cesaba,
yo me lo di;
y porque ahí también el ofrecimiento estaba,
y mano suave
y dulce entrega.

Yo sé que la Vida da
cucharadas únicas. De qué me quejo,
pequeña, ¿por qué lloro como si no supiera,
que la vida es cada momento,
y no hay sentido en mirar atrás?

Por eso GRACIAS a mi amante,
Gracias a las yemas de las nubes que toqué;
pues no hice sino subir y subir más alto.

Había decidido subir,
darme yo misma escalera
y por eso subí.

Un precioso comienzo en un camino nuevo que he empezado
-Juanjo
la tuya sólo es la primera-
donde el Amor es el más protagonista
-ya pasé la gran oscura y cortina -
y soy otra.

Gracias porque sé que existo amando
aunque no sea amada de vuelta,
y porque haciendo así yo me he hecho de mi Vida buena dueña.

Sólo la primera experiencia,
y ¡cuánto me queda por recorrer!

¡Amor,
Amor!...

Por decirle que le he amado, y decírselo sin pegas,
he dado rotura a lo que me ataba
ya no tengo nada que me apega.

Se dio lo que se dio,
y maravilloso.

Ya soy otra
Mujer Nueva.

23/09/2016
21:04
Fuenlabrada, Madrid